Informes develan que el MOP ignoró las advertencias previas al accidente del ascensor Concepción de Valparaíso

Ministerio de Obras Públicas fue alertado de una serie de problemas que tenía el proyecto, el cual, pese a ello, de igual forma se dio por aprobado, dando inicio a su marcha blanca y posterior entrega definitiva.
Icono Whatsapp
Icono Twitter
Informes develan que el MOP ignoró las advertencias previas al accidente del ascensor Concepción de Valparaíso
Regiones , Viernes 11 de junio de 2021 a las 11:44 horas

"La Municipalidad de Valparaíso no otorga certeza alguna de cuidado, mantención, seguimiento de protocolos y, por sobre todo, de seguridad para los miles de porteños y visitantes que hacen uso de los ascensores. Creo que ha llegado el momento de traspasar la operación y mantención de estos a una Corporación independiente". Con estas palabras, el intendente regional de Valparaíso, Jorge Martínez Durán, se refería a un informe respecto al accidente del ascensor Concepción del 1 de febrero de 2020, el cual dejó a seis personas lesionadas y que hoy parece dar un vuelco.

LEER TAMBIÉN: Tras lapidario informe, Intendente solicita que administración de ascensores de Valparaíso deje de estar en manos del Municipio.

Y es que, si bien, la máxima autoridad regional se encargó de atribuirle la total responsabilidad de lo ocurrido a la Municipalidad de Valparaíso, lo cierto es que algunos informes dan cuenta que se emanaron una serie de alertas antes que la casa edilicia porteñe se hiciera cargo de la administración de los ascensores, y las cuales fueron lisa y llanamente ignoradas por las autoridades de Gobierno, específicamente del Ministerio de Obras Públicas (MOP).

Imagen foto_00000006

LAS REVELADORAS ALERTAS

Según un reportaje de radio Biobío, algunas alertas son del tipo: "No están las condiciones para que la obra llegue a buen término (...) La mano de obra es insuficiente para lograr cumplir con las observaciones (...) La prueba mecánica no se realizó nuevamente ya que aún tienen problemas con el plano de rodadura", reza en un libro de obras relacionado a la restauración del ascensor Concepción.

De hecho, los mismos ingenieros que trabajaron en la obra aseguran que hubo errores en los diseños y que nunca se realizaron las pruebas para dar de alta el proyecto del MOP. Además, algunos informes aconsejaban a las autoridades que se necesitaba más tiempo, sin embargo se decidió desestimar las advertencias y dar inicio a la marcha blanca y, según los inspectores fiscales, "le pusieron una solución de parche. Intervinieron algo seguro".

LEER TAMBIÉN: Accidente en ascensor Concepción: Informe de la U. de Chile atribuye responsabilidad a Obras Públicas y al Municipio de Valparaíso.

Y es que el 3 de abril de 2019, el entonces ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, celebraba la puesta en marcha del elevador, señalando que "este ascensor rehabilitado permite un mejor servicio, más seguro y con acceso universal". No obstante, 11 meses después ocurrió el accidente, el cual fue atribuido inicialmente a un corte de cuerdas. Lo cierto es que los problemas venían de antes y fueron advertidos en el marco de la construcción y montaje del ascensor, tal como consta en el libro de obras, cuya última advertencia llegó horas antes de finalizar los trabajos.

BYPASS, UNA SOLUCIÓN "PARCHE"

Una de ellas, emanada 32 días antes que se entregara el informe de fin de obras, indica: "Escala continúa sin solución. Se observa la soldadura que sostiene el soporte de ésta, provocando un desgaste en las planchas diamantadas. Se solicita un nuevo procedimiento y fecha para poder solucionar este tema. Se da plazo hasta el 15 de diciembre para solucionar. No se realizó prueba mecánica. Aún sigue en pie los problemas del freno de cinta".

Imagen foto_00000004

Uno de los problemas que tuvo el funicular en su puesta en marcha decía relación con la electromecánica, pues a veces se detenía a medio camino o las puertas dejaban de funcionar. Para ello, la Municipalidad sugirió -12 días después de entregado el informe de término de obras- instalar un bypass para subsanar esta complejidad. En palabras simples: si el ascensor Concepción no quería avanzar por el sistema eléctrico, este bypass lo obligaba a hacerlo de manera mecánica.

Uno de los ingenieros que participó del proyecto manifestó que esta medida, que costó $18 millones adicionales, no fue la solución, pues "entendieron que baypaseando los sensores se evitaban problemas, y les expliqué que era todo lo contrario: si sonaba una alarma no había que instalar el bypass, sino que indagar el problema". Además, planteó a Biobío que "le pusieron una solución de parche, como si fuera algo de la casa, algo menor. Intervinieron algo seguro".

CAÍDA DEL ASCENSOR CONCEPCIÓN

1 de febrero de 2020. Producto que el sensor de desaceleración del elevador porteño nunca disminuyó su velocidad, las dos cabinas del Concepción impactaron fuertemente en sus respectivas estaciones, dejando a seis personas lesionadas, una de ellas con su clavícula quebrada. Pese a la colisión, el motor siguió operando, pues se encontraba en modo bypass, activados por los maquinistas para sacar las cabinas de los dos extremos.

LEER TAMBIÉN: Grave accidente en ascensor del Cerro Concepción en Valparaíso: Corte de piola hace caer aparato con ocupantes en su interior.

Según un informe elaborado por el Centro de Investigación de la Universidad de Chile (IDIEM), "en una operación normal (sin bypass), la falla de estos dispositivos no pudo haber generado el incidente, debido a que la instalación contaba con los dispositivos de final de recorrido". Justamente en base a este informe, el intendente Jorge Martínez aseguró que lo ocurrido el 2020 fue un problema de mantención y no de diseño, atribuyéndole la culpa del accidente a la administración Sharp.

Imagen foto_00000002

Y aunque efectivamente la casa edilicia porteña no le hizo un seguimiento adecuado a la obra, pues hubo campos sin llenar y una diferencia en la periodicidad de las tareas, lo cierto es que cuando ocurre algo de estas características, los elevadores poseen un sistema que opera bajando la cremallera, lo que no sucedió porque no estaba diseñado en base a las instrucciones de los planos mecánicos, según consigna la emisora en su artículo.

CAPACITACIONES

El informe de la U. de Chile también expone que se realizó una capacitación de control para los maquinistas, pero sin dejar claro qué materias se abordaron. Además, en la lista de asistencia no figuran dos de los controladores del funicular. Junto a ello, se detectó que el proceso para resolver problemas de operación, el cual fue recomendado realizar en 60 días, finalmente no se llevó a cabo, dejando en evidencia otra irregularidad.

"El babysitting (capacitación) no se ha podido realizar, ya que depende de la disponibilidad del personal municipal para capacitarse, el cual en estas fechas es escaso (...) Como se explicó, no depende ni de la Empresa o del MOP, toda vez que depende de un tercero", según reza el informe de término de obras.

LA FIRMA DE LOS INSPECTORES

Otra de las situaciones relevadas en los informes dice relación con los Inspectores Fiscal de Obras (IFO), cuya titular era Carolina Sepúlveda y su subrogante Guido Paredes, quien trabajaba como subcontratista. El problema en este punto dice relación con que durante todo el proceso de obras existieron seis resoluciones para cambiar a los IFOs, pues nadie quería firmar el término de los trabajos, a raíz de los problemas que iban surgiendo paulatinamente.

De hecho, debió ser el IFO subrogante, Guido Paredes, quien estampó su rúbrica en el documento, apareciendo posteriormente ya no como subcontratista, sino que como contratista.

"Nadie se quería hacer responsable. Los IFOs que estaban anteriormente no querían firmar aprobaciones que no estaban aceptadas por un asesor técnico de obras (ATO), pero el director igual quiso aprobar y buscó a Guido", explicó a Biobío Rolando Mesías, uno de los ingenieros que participó del proyecto.

Imagen foto_00000005

De esta manera, el 28 de diciembre de 2018, la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas, a cargo de Manuel Pedreros, selló el documento que daba por terminada la remodelación del ascensor Concepción, y a pesar de todas las alertas emitidas previamente. "En términos generales, la obra presenta un buen nivel de terminación en los detalles de arquitectura y obras civiles, teniendo dificultades en la materialización del plano de rodadura, situación que fue superada y plenamente ejecutada", indicaba el documento de término de obras.

LAS ADVERTENCIAS DEL EX SEREMI

Los problemas acontecidos previamente al accidente del 1 de febrero de 2020 parecieron quedar resumidos sólo un día antes de que se pusiera término a la obra del ascensor Concepción, pues un informe eléctrico del ingeniero Rolando Mesías da cuenta que hasta el 27 de diciembre de 2018 aún existían problemas en el plano de rodadura y un atraso en las disciplinas eléctricas y mecánicas, situación diametralmente opuesta a lo que manifestaba el Ministerio de Obras Públicas.

Y es que junto a este documento, una semana después de entregado el informe final, la Dirección de Arquitectura del MOP recibió otro, escrito por el ex seremi de la cartera y entonces Asesor Técnico de Obras Mecánico (ATO) del proyecto, Pedro Sariego, el cual señala que "se han de tener presente, y revisar ante eventualidad de corte de piolas mecánicas de activación de frenos de cintas, y revisar la separación de pisadera carros respecto de punto de llegada superior".

En conversación con radio Biobío, Sariego reconoció que hubo presión pública por entregar este proyecto: "Nosotros no alcanzamos a hacer nada. En la parte mecánica no conseguimos llegar ni a los carros. No vimos el tema del pico de loro (gancho de enclavamiento) y los sensores no estaban instalados. No alcanzamos a hacer ninguna prueba en el ascensor Concepción al 31 de diciembre de 2018", confesó el ingeniero de profesión, quien casi al término de la obra fue desvinculado de la iniciativa, situación de la que se enteró tiempo después cuando conoció a su reemplazante.

Imagen foto_00000003

El ex Seremi de Obras Públicas durante el primer gobierno de Sebastián Piñera también planteó en su informe que "un ruido excesivo en el tren piñón corona a medida que aumenta la velocidad", palabras que fueron validadas por el MOP para instalar el bypass. No obstante, el ingeniero manifiesta tras aquella medida adoptada que "ese ruido no se soluciona con un bypass eléctrico. No tiene nada que ver con el ruido. Lo que tiene que hacer es solucionar el problema mecánico del piñón. Es una estupidez".

EL DIRECTOR DE ARQUITECTURA DEL MOP

Uno de los personeros apuntados en el reportaje fue Manuel Pedreros, director regional de Arquitectura del MOP en Valparaíso, funcionario que también estaba a cargo del proyecto por el cual se pagaron millonarias facturas por obras no ejecutadas. Se trata de las obras en el ascensor Villaseca, por el cual la constructora a cargo entregó tres facturas al MOP, por $733 millones, entre fines del 2018 y el primer semestre de 2019. 

Y a pesar de que se exigía el pago por obras no ejecutadas, dichas facturas fueron firmadas por Manuel Pedreros, actualmente director regional del Servicio Nacional de Patrimonio Cultural en Tarapacá. De hecho, antes que el pago se hiciera efectivo, la empresa a cargo acudió a una compañía de factoring para conseguir el dinero por adelantado. Momento seguido, las obras culminaron y se debió llamar a una nueva licitación para el ascensor Villaseca.

Imagen foto_00000013

NUEVO PROYECTO

«Conservación integral ascensores Concepción, Cordillera, Espíritu Santo región de Valparaíso». Este es el nombre del nuevo proyecto, el cual el 29 de marzo de 2021 abrió su licitación, con una inversión que bordea los $170 millones, fondos provenientes del propio Ministerio de Obras Públicas.

Importante es mencionar que dicha licitación se abre sin tener el proyecto liquidado, además que con la entrada de un nuevo contratista, se diluyen las responsabilidades de lo ocurrido el 1 de febrero de 2020, tanto de la constructora Aircop como del Ministerio de Obras Públicas, pues una nueva empresa se hará cargo de la iniciativa.

Desde el MOP informaron a Biobío que "la Dirección de Arquitectura está concentrada en el segundo llamado a licitación para las obras que permitirán la reparación y puesta en marcha del ascensor Concepción, con las recomendaciones que hizo IDIEM. Lo mismo se hará con los ascensores Espíritu Santo y Cordillera".

Por último, respecto a la causa penal por el accidente, Fiscalía informó sobre el proceso, que se mantiene vigente, desformalizado y en investigación, que están a la espera de "antecedentes que permitirán tomar una decisión respecto al avance de la causa".

PURANOTICIA

NOTICIAS RELACIONADAS
barra titular
OTRAS NOTICIAS DESTACADAS
barra titular